martes, 10 de mayo de 2016

Cuarto mes objetivo gordeque camino del quinto

Tengo abandonado el objetivo gordeque.

Este objetivo consistía en bajar de 90 kilos. Es un objetivo para este año, por lo que aunque tengo tiempo, no puedo, como se suele decir en mi pueblo, "andarme con el bolo colgando". He abandonado la opción de poner una entrada semanal, comprometiéndome a hacer una hora mensual, pero veo que voy con varios días de retraso. Espero que el mes de mayo se pueda cumplir con los plazos.

Recuerdo que el objetivo es perder peso, si hacer un régimen especial, sólo sin ponerme ciego a comer, evitar comer bollería y haciendo ejercicio dos días a la semana, que intentaremos que sean más.

De momento, el objetivo empezó con 95,5 y se ha llegado a casi 91. pero este mes de abril ha sido un poco malo y no sólo me he estancado en peso, sino que he subido desde el mes anterior, por lo que hay que ponerse las botas este mes de mayo para conseguir el objetivo del mes de abril de bajar de 91.

Voy notando que mi estado de forma es mejor y puedo hacer más esfuerzos, pero también me da más hambre, tengo que controlas estos ataques de ansia de comer.

En las entradas semanales ponía fotos divertidas. En esta os pongo enlace de la web que pone el cuadro de progresión de pesos

http://mendigodelrol.blogspot.com.es/p/objetivo-gordeque.html

Se puede decir que he perdido 3 ó 4 kilos, puede que sea poco para algunas personas, pero yo voy poco a poco y mis pantalones que estaban pidiendo asilo político fuera de mis dominios, ahora se sienten más cómodos.

martes, 3 de mayo de 2016

zombies corredores

Reciénteme, nos ocurrió algo bastante peligroso, digno de reseñar, que añade un punto a nuestra base de conocimiento y para tener en cuenta en futuras intervenciones.
Estábamos de inspección en un barrio, que se pretende limpiar,  revisando las rutas de escape, cuando llegamos a un pequeño estadio de atletismo, en el que se podía ver desde fuera el interior, desde nuestros vehículos eléctricos se podía apreciar poco actividad, sólo una docena escasa de individuos, alguno aún con ropa deportiva.
Suele haber elementos peligoroso en las instalaciones cubiertas pero estas eran muy pequeñas, era despreciable, pero como siempre había que estar alerta con estas cosas. Así que paramos nuestra columna y tomamos las medidas oportunas de emergencia, con nuestros controles de acceso y desalojo.
Revisamos el perímetro del estadio y nos satisfizo que no hubiera grietas ni aberturas en la malla perimetral, podía ser buen sitio como centro de operaciones y sitio de reposo, mientras duraba el proceos de limpieza.
Luego rompimos el candado de entrada, esto es fundamental para tener una vía de escape En el fondo norte, la que no tenía instalaciones cubiertas, se colocó un comando preparado para abrir otra vía de escape de emergencia.
La revisión de la parte cubierta fue rutinaria, se eliminó algún zombi, que estaba encerrado en los vestuarios, podían haber fallecido tras huir, pero habiendo sido mordido por los apestosos.
Luego tocaba limpiar las pistas de atletismo, eran una docena sería tarea fácil, así que se dejó a cuatro novatos y un jefe de comando supervisando las tareas.
No tardó más de cinco en que la radio echara humo pidiendo ayuda desde el interior del estadio. Parece ser que el primero en limpiarse fue fácil, pero su eliminación ocasionó más ruido del necesario y llamó la atención del resto de los zombis, que se abalanzaron sobre el comando de limpieza. Esto no hubiera supuesto ningún problema, ya que la velocidad de estas criaturas es muy salvable, pero estos apestosos se abalanzaron a una velocidad inusitada, la radio era un caos, lo que nos extrañó,  uno de los novatos pasó a nuestro lado como una exhalación seguido de uno de los zombis a la misma velocidad. Se pudo blocar y eliminar a la criatura en el segundo control. Mientras el resto de la patrulla entramos a ayudar a los compañeros, era una imagen propia del principio de la plaga, lo que nos hizo dudar a muchos de nosotros, fue el comandante quien nos sacó de nuestro letargo cuando saltó gritndo ayudando a los novatos. Estos zombis se movían como corredores profesionales y nos atacan a la misma velocidad, sólo gracias a nuestras armaduras, pudimos salir indemnes.
Este hecho nos hace añadir a nuestra base de conocimiento, que las zonas deportivas, militares, bomberos y personal que se presupone que en su fase humana en un estado de forma excelente, que pueden heredarlo en su fase zombi.
Si no se hubiera ayudado a los novatos, la armadura no hubiera durado lo suficiente, por suerte no se han contabilizado bajas y se ha asegurado el estadio como punto de operaciones para la limpieza del barrio.
En futuras reuniones ejecutivas, habrá que valorar como proceder para estos puntos calientes. De momento se procederá con operación defensiva primaria.