martes, 8 de noviembre de 2016

Operación Tapita

Como muchos sabéis, al principio de año me puse un propósito, como mucha gente hace, ese propósito fue perder peso. No sólo empujado por "la masa" del pueblo, que si no te planteas propósitos de año nuevo, eres un mierda una persona diferente, también empujado por mi hernia discal, mi fisio, mis tobillos y los botones de mis pantalones, que estaban pidiendo asilo político. Así que me propuse bajar de 90 kgr, era un objetivo que no parecía muy exigente, pero sí era un reto.
El objetivo implicaba no hacer un régimen estricto, soy así de complicado, pero sí el hecho de no comer a lo bruto, no comer bollería y hacer al menos dos días a la semana ejercicio.
El objetivo, que bauticé, objetivo gordeque, también implicaba tener una excusa para escribir entradas e intentar soltar alguna perla de humor, me temo que esto último nunca lo conseguiré.
Y os preguntaréis, ¿por qué nos cuenta este bodrio?¿habrá conseguido el objetivo?¿se ha cansado?
Pues poco a poco.
Primero, decir que no he cumplido muy bien el objetivo de ir contando la progresión del objetivo, vamos que desde agosto no he publicado nada. Pues queda menos de dos meses y ¿Cómo va el objetivo? Pues vamos a ver que ha pasado en este tiempo.
Antes del verano, cuando alguien me ofrecía algo de comida, que yo muy a mi pesar y con lágrimas en los ojos y furia amablemente rechazaba, la gente decía "¡Qué operación bikini!¿eh?" estos comentarios siempre ma has tocado los huevos y me he revelado los recibía con una sonrisa y pensando en mi objetivo gordeque. Sobre todo porque pensar en mi con bikini no creo que sea algo agradable.
Cuando la gente no mide sus palabras y estimula esta imágen

¿Pero que pasó en el verano? Aguanté como un machote e hice ejercicio... Espera, que puede que ejercicio hiciera pero se cruzó en mi objetivo varias operaciones que fueron muy malas.
  1. Operación Helado: ¿qué pasa cuando estás de vacaciones con tus hijas y decides comprar helados para cenar o comer para variar la rutina? Pues que también comes helado. Los helados son buenos y no pasa nada por comer un helado al día.
  2. Operación Cañita: ¿qué pasa cuando hace calor y unos amigos de vacaciones te llaman para tomar una cañita? que la cañita no suele ir sola y una caña cada unos pocos días no viene mal.
  3. Operación Tapita: ¿qué pasa cuando estás de vacaciones y no apetece cocinar y que hay una tapas geniales en el bar/chiringuito que hay en la playa? Pues que unas tapitas para comer tampoco está mal.
  4. Operación Pescaito Frito: ¿alguien quiere alguna descripción?
  5. Operación Paella: Habla por sí sola.
  6. Operación Película Nocturna: con el fresquito de la noche y tras acostar a las niñas, ¿quién no se sienta a ver una peli, con una bebida fresquita y una snacks? Yo sí.
  7. Operación Barbacoas: A alguien le hace falta alguna explicación.
Todo esto suma y atacaba a la línea de flotación de mi objetivo, que ha estado dos meses estancado.
He aumentado mi frecuencia deportiva, no sólo por el objetivo, sino porque me encuentro cada vez mejor y con más fondo, pero eso aumenta mi hambre.

Buenos en ¿qué estado está el objetivo? pues estamos en 91kg, a poco más de 1 kgr del objetivo, lo que me pone en mi siempre eterna posición, dejar todo para última hora, como para los exámenes del insti, de la uni y... vamos en toda mi vida... Tengo dos meses para bajar casi un kilo de mierda y mantener el peso, a pesar de la Operación Polvorón y Roscón de Reyes y la de Huesos de Santos.
Este último mes ha habido semanas que he realizado cuatro días de ejercicio, pero me he puesto a comer bollos, como Hommer.
Pensando en mi objetivo, me entra hambre

En breve intentaremos seguir informando y seguimos con el objetivo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada