martes, 19 de enero de 2016

Diario de un gordeque 1ª semana



-          
·         Martes. Empezó el propósito de año, fue todo muy fácil, coser y cantar. Lo tenía en mente en las horas de la comida y en las “no comidas”, como en Alicia. Tan en mente que empecé con este proyecto.
·         Miércoles. Me embarga la euforia al ver que seguía el proyecto en pie tras 24 horas que me plateé ponerme más propósitos de año. No fijé ninguno, pero se puede ver la euforia.
·         Jueves. Tras una noche difícil, por razones de lloros de bebé nocturnos hace que me despierte de otro ánimo, donde la niebla cubre mi euforia y se me olvida en muchos momentos mi objetivo, tras mucho trabajo, que hizo no levantarme del sitio, hasta que llega un correo de celebración de cumpleaños de esta guisa.
Buenos días de jueves equipo,
Que estábamos pensando Guille y yo el que como nuestros cumpleaños han sido hace muy poquito, podéis pasaros por mi sitio a tomaros algún bollito.
No os despistéis, ¡¡que vuelan!!






Ante esa imagen hay testigos que juran haber oído aullar a un lobo, otros no lo oyeron, pero lo vieron pasar. Cuando llegué a la zona de bollos,la gente estaba comiendo
¡Qué se acaban los bollos!

A pesar del espectáculo me abalancé sobre los bollos. Tras tres bollos, me acordé de este proyecto y huí corriendo hasta que perdí el conocimiento. Me desperté con la cara llena de azúcar un sabor agradable en la boca y la ropa desgarrada. Al llegar a casa un gran “croissant” me esperaba y di buena cuenta de él. Ha sido un día gris.
·        Viernes. Me despierto reconduciendo mis intenciones, a pesar de seguir siendo una noche difícil, pero contengo mis ansias de comer. La tarde es buena y deportiva, cumpliendo parte de mi objetivo.
Algo así, pero en un gimnasio

·         Sábado. No es muy activo, pero con invitados en casa tanto para comer como para cenar así que la comida no cumple el objetivo. Pero no estaba todo perdido se practica algo de deporte. Lo que hace que cumpla algo el plan.
·         Domingo. Paseo y comida opípara. 
Que nadie me quite mi comida

Se me olvidó en la comida mi objetivo. ¿Puede que tenga un problema de memoria más que de sobrepeso?
·         Lunes. Se cumple el objetivo comiendo de forma justa y haciendo deporte.

Resumen de semana, claramente ha habido días malos y días buenos, hay que evitar esos días malos con la amnesia. Ahora redoble de tambores, la toma de peso el martes 19/1, 95.5 Kg. Vamos que ni he perdido ni he cogido. Seguiremos trabajando. Y si has leído hasta aquí, nadie dijo que las entradas iban a ser divertidas... También puedo convertirme en zombie, ¿alguien ha visto un zombie gordo?
Resumen de la semana
  • No comer bollos, No conseguido, comí mogollón.
  • Hacer ejercicio, Conseguido, tres días.
  • Comer con medida, No conseguido. Dos días fallidos.
  • Peso perdido. Casi nulo.
  • Entrada escrita. Conseguida, aunque aburrida.

2 comentarios:

  1. Hay zombies gordos si... piensa que los zombies gordus son los primeros en ser infectados por su poca destreza en cuanto a la supervivencia.
    Buena entrada, tu conciencia y yo te estamos observando.

    ResponderEliminar
  2. ¿No ois eso? ¡Son fanfarrias! ¡Un logro! Es el primer comentario, la primera persona que sale del anonimato de la lectura y comenta. No sé que hacer, si responder o no. Esto promete otra entrada de tutorial de bloguero.
    Respecto a los zombies gordos... al principio serán los que caidan antes y los zombies tendrán más voracidad y los devorarán, en vez de dejarlos a medio comer para que se transformen. Además, la grasa, suele hacer más apetitoso el bocado y puede que el zombie piense lo mismo. Con el tiempo, el zombie, perderá peso a base de pudrirse.
    Gracias por comentar y que se repita, persona lectora.

    ResponderEliminar